¡NUESTRA SALUD EN MOVIMIENTO!

Puede sonar demasiado bueno para ser verdad, pero caminar regularmente nos puede proteger contra varias enfermedades, además que nos ayuda a mejorar nuestros estado físico mientras nos llena de energía. Si has estado inactivo por un tiempo, caminar es una de las formas más sencillas de comenzar; por eso, quisimos llevarte de aventura con tus compañeros. Iniciamos pensando a qué lugar preferirías ir, uno no tan lejos pero sí fuera de la ciudad, debía tener atractivos que llamaran tu atención y no debía ser demasiado exigente porque, seamos honestos, a muchos de nosotros no nos gusta hacer deporte. 

Junto a varios compañeros vimos algunas opciones, pero consideramos que el Refugio Ecológico Molinuco cumplía con las expectativas y fue muy recomendado por todos. Siempre apoyados por la UETM, planificamos este encuentro al que fue invitado todo el personal. 

A pesar de que tuvimos poco tiempo para preparar todo, junto con el Departamento Médico y Salud Ocupacional, conseguimos tener todo listo para el sábado 02 de diciembre. Contamos con un total de 41 inscritos, de todas las edades, entre hombres, mujeres, niños, docentes, equipo de mantenimiento, comedor y administrativos. 

Esta experiencia inició en los puntos de encuentro que marcamos, para posteriormente dirigirnos a nuestro lugar de destino, que se encontraba a más de una hora de distancia desde el Redondel del Colibrí. Al inicio, el clima nos recibió con una leve llovizna que durante el trayecto se convirtió en aguacero, pero al llegar al Molinuco, como una señal divina, escampó, se abrió el cielo y salió el sol. 

No esperamos más y todos nos enlistamos y preparamos para iniciar nuestra caminata; bajo la dirección de los guías que nos asignaron, se decidió ir por la Ruta de las Cascadas y realmente valió la pena porque todos tuvimos la oportunidad de ver lindos paisajes, diferentes tipos de mariposas, sapos, lagartijas, disfrutar con los pies descalzos del agua del río, pero sobre todo valió la pena porque nos esforzarnos y completamos esta ruta, que finalmente no fue tan sencilla como pensamos.

Al terminar y llegar a nuestro punto de encuentro, nos fuimos al comedor y compartimos una mesa muy grande en la que todos, entre risas, nos contamos las anécdotas del camino mientras disfrutamos de un nutritivo choclo con queso… Y fue así que después de un viaje en bus, una caminata, de compartir más con nuestros compañeros y de un buenísimo refrigerio, finalizamos esta experiencia que estoy segura, nos enseñó que solo hace falta un “quiero” para empezar a movernos y mejorar nuestra salud.

¡Gracias a todos quienes se animaron a participar, los esperamos para la próxima!

 

María José Vaca

Comunicación

Créditos fotografías: Alexandra González y Haydin Rivadeneira.

 
Desarrollo Web:

Cambiar contraseña



Cargando..