BOLETÍN DE NOVIEMBRE: ¿CÓMO SE PREVIENEN EFICAZMENTE LAS ENFERMEDADES?

Ante el incremento en el número de casos de enfermedades infectocontagiosas, se vuelve necesario retomar la importancia de la medicina preventiva y todo lo que ella conlleva.

El primer paso es enfatizar en las medidas de aseo, personales y ambientales.

 

El lavado de manos a conciencia y frecuente, siempre será el principal método de control ante enfermedades infectocontagiosas respiratorias, digestivas, de piel y mucosas. La ropa limpia, el cabello recogido o corto, la comida preparada con cuidado en casa o comprada en lugares seguros, son otras maneras de evitar que los microorganismos nos causen complicaciones. 

 

 

Es importante mantener limpio nuestro entorno, evitando botar basura fuera de los tachos colocados para su correcto desecho.

Es recomendable que los enfermos mantengan reposo en casa, de esta manera se evita el contagio a otras personas, así como una sobreinfección, puesto que al estar afectada la salud, el sistema inmunológico es menos eficiente para evitar nuevos procesos infecciosos.

Otra vía para evitar enfermarse es el uso correcto de los antibióticos y antivirales. La automedicación lleva a subutilizar o mal usar herramientas que pueden ser vitales ante una enfermedad. Además, se eleva el riesgo de que las bacterias se vuelvan resistentes a medicamentos de uso frecuente y fácil acceso, encareciendo y prolongando los tratamientos.

La mayoría de procesos respiratorios son virales, con una duración media de 3 a 7 días. Se requiere tener una hidratación adecuada, reposo en casa 1 o 2 días, una dieta libre de lácteos, colorantes y preservantes, y monitorización para valorar la evolución. Si se observa que los síntomas se van complicando, la fiebre y el decaimiento persisten o se altera el estado general, no se debe dudar en acudir a su médico familiar. 

 

 

 

Finalmente, hay que destacar la importancia de la vacunación dentro de la prevención de enfermedades que, más allá de la gravedad que revistan (como la hepatitis B o la meningitis), mejoran la calidad de vida en relación a la ausentismo escolar y laboral, evitan secuelas como en el caso de rubeola o varicela, previenen   procesos  infectocontagiosos en las mujeres embarazadas, evitan grandes gastos en medicinas y hospitalización, y en general, disminuyen la frecuencia de esas enfermedades, llegando inclusive a su erradicación, como es el caso de la polio y la viruela.

Si nos esforzamos más en nuestro propio cuidado, mirando a nuestra salud como el bien más preciado que tenemos, tanto la calidad como la expectativa de vida serán cada vez mejores. Además, en el futuro estarán controladas muchas enfermedades que hoy causan tanto malestar e incomodidad.

Sugerimos revisar el siguiente link para que puedan tener mayor información sobre las vacunas que se deben administrar: http://instituciones.msp.gob.ec/images/Documentos/Ministerio/Esquema_de_vacunacion_2015_2.pdf

Servicio Médico UETM

 

Fuentes:

Recuperado de:

http://www.adultvaccination.org/informacion-en-espanol/los-adultos/las-10-principales-razones-para-vacunarse

http://www.who.int/topics/vaccines/es/

http://www.who.int/topics/infectious_diseases/es/

 
Desarrollo Web:

Cambiar contraseña



Cargando..