INICIO   /   Secundaria   /   UNA ODISEA DIARIA

UNA ODISEA DIARIA

Confieso que cuando mis compañeros del área de Lengua y Literatura me contaron que leeríamos La Odisea en primero de bachillerato, tuve muchas dudas y hasta miedo. 

Es normal que ante un texto remoto que cuenta, por medio de un lenguaje formal y sofisticado, la historia de un hombre a merced de un consejo de dioses olvidados hace mucho tiempo, los estudiantes pierdan la concentración durante la lectura e incluso el interés por las aventuras de los héroes. En un estudiante de quince y dieciséis años, la experiencia de lectura en el colegio puede marcar su futuro como amante, amigo o enemigo de la literatura. Pregúntele a su hermano o su primo, ese que comenta con inexplicable aplomo en una reunión familiar: “a mí no me gusta leer” o “yo de literatura y arte y esas cosas no tengo idea”, cómo empezó su triste distanciamiento y verá que en la mayoría de los casos la razón es el nombre de un libro tan aburrido como su profesor de Literatura. 

Es un riesgo, sin duda, incluir en la lista de útiles títulos como Crimen y Castigo o A la costa, para no hablar del Mío Cid o del impecable, voluminoso y complejo Don Quijote. 

¿Cómo acercar los temas de La Odisea de Homero a los intereses de nuestros estudiantes? Nos preguntamos los profesores de Lengua y Literatura de primero de bachillerato. 

La respuesta la fuimos construyendo a medida que avanzaba la unidad, con base en una pronta recuperación de material bibliográfico, pedagógico y fílmico, que abordase los símbolos y temáticas planteadas por Homero desde una perspectiva actual. Leímos, por ejemplo, poemas de corte feminista, que encuentran en la fidelidad de Penélope el germen de la dependencia y la sumisión; vimos Oh Brother where art thou, película de los hermanos Cohen, que adapta la historia de Odiseo a la de un fugitivo norteamericano de fines de los veinte, el cual debe regresar a su pueblo para impedir el matrimonio del amor de su vida; en el camino, varios personajes y acontecimientos recuerdan, actualizan y desmitifican a aquellos de la épica clásica, como es el caso del encuentro del protagonista y sus dos compañeros con tres hermosas lavanderas de río, quienes los hipnotizan con un extraño canto, para luego arrebatarles sus pertenencias.  

Para cerrar esta larga unidad pensamos en un proyecto en el cual los estudiantes trasladarían los contenidos de La Odisea a un contexto actual y cotidiano, a través de una pregunta de indagación o debate, por ejemplo: ¿Hasta qué punto la flor de loto que consumen los compañeros de Odiseo es similar a las drogas que se pueden encontrar en eventos de la actualidad, ¿de qué manera la mujer de la actualidad es más libre que Penélope?, ¿en qué medida la manipulación de Circe se relaciona con el control de los medios de comunicación?,  ¿Hasta qué punto los rituales que realizó Odiseo para hablar con los muertos se acercan a las costumbres que tenemos hoy en día para comunicarnos con los que han fallecido? La respuesta se daría en un mapa mental cuyo centro generador fuese un símbolo creado por los chicos; este símbolo debía evidenciar la unión entre el concepto del texto clásico y la problemática actual. 
Todo el trabajo aterriza en un afiche visualmente atractivo, que el lector puede revisar en las fotos aquí incluidas. 

Sebastián Armas

 
Desarrollo Web:

Cambiar contraseña



Cargando..